12 September 2014
Category
Uncategorized
Comments  0

Bienvenidos a esta presentación de mi Not-a-Blog.

Me gustaría empezar siendo sincero: no he leído demasiados artículos sobre recomendaciones para escribir blogs, ni he asistido a ningún taller sobre este tema, ni si quiera suelo leer blogs. No es porque no quiera, la verdad es que me gustaría, pero simplemente no tengo tiempo para ello. Si tenemos en cuenta el tiempo que empleamos en trabajar, llevar adelante nuestra vida virtual en las redes sociales y estar al tanto de lo que sucede en el mundo (para mí todo esto se engloba en la sección ‘trabajo’), no nos queda prácticamente tiempo para relajarnos y disfrutar de la vida. Es algo parecido a lo que sucede con las frutas y verduras, si tuviéramos que comernos cada día los five a day, tres litros de agua, un vasito de vino, una cucharadita de aceite de oliva, etc… estaríamos casi vomitando y, probablemente, sin poder trabajar debido a la indigestión. Sin embargo, a pesar de que pueda crear indigestión, estoy de acuerdo con el hecho de que los autónomos hoy en día deben hacer todo lo mencionado anteriormente y más (excepto aquellos que no lo necesiten o no les guste), dada la alta competitividad y el auge de las redes sociales, que crecen como una bola de nieve que de no seguirla te aplasta de agobio al ver las 500 notificaciones.

Pues bien, esa es la razón por la que no suelo leer demasiados blogs o no estar tan activo en las redes sociales como debería, y la razón también por la que no sigo reglas al escribir en este espacio, además de porque no las necesito, ya que esto no es un blog, sino un Not-a-Blog. Así que, no prometo nada, escribiré cuando tenga tiempo y me apetezca. Esto me lleva a una conversación que tuve hace unos meses con un compañero sobre nuestra profesión y la creatividad, en la que puse el siguiente ejemplo: me encanta escribir, hace 7 años empecé a escribir un libro hasta llegar a las 50 páginas. Poco después estudié el Máster de interpretación y empecé a trabajar como intérprete. No he vuelto a escribir desde entonces. En esta conversación reflexionamos sobre cómo el cansancio mental que en numerosas ocasiones implica nuestra profesión puede agotar nuestra creatividad. ¿Qué pensáis? ¿Estáis de acuerdo? En mi caso esto es cierto, el cansancio mental me lleva a querer ver programas bastante banales e incluso me deja sin ganas de leer. Puede que simplemente me haya vuelto más vago, pero quizás sea una conversación interesante para entablar con compañeros del gremio; podéis empezar dejando vuestros comentarios en este espacio, si os apetece.

Sin embargo, hace unos meses decidí luchar contra este cansancio mental/vagueza y, como parte de esta mencionada lucha, estoy decidido a publicar algo de vez en cuando, sobre temas que puedan resultar interesantes sobre el mundo de la interpretación de conferencia y la traducción y que, con suerte, os puedan resultar de utilidad… En el tintero tengo mi siguiente artículo del Not-a-Blog en el que recopilaré consejos y evaluaciones comparativas sobre auriculares, que os servirán tanto para interpretar como si estáis pensando en cambiar a la profesión de DJ….

¡Hasta pronto!

Felipe Hernando Lerma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *